Ojalá nos captasen

No hace mucho que terminé una de las nuevas series que causan furor entre las amantes de manta, pantalla y calma como cura para el alma. Al final de la primera temporada, sin decir a cuál pertenece para no destripar expectativas ajenas, la pareja heterosexual protagonista (formada por una mujer negra y un hombre blanco)... Seguir leyendo →

sin conexión

El cuerpo decide asomarse a la ventana, para ver cómo el sol alumbra el día, mientras nos sentimos solas. Hacinamos nuestras convivencias en pisos de cemento, sobre el duro y aplastante asfalto, unos encima de otros. Apenas conseguimos cruzar humanamente un par de miradas entre el vaivén de los cuerpos sobre la ciudad. De un... Seguir leyendo →

Hijas de la modernidad

“Y yo que había luchado contra toda una guerra mundial, tuve que reconocer que los peores conflictos son las guerras privadas. Es un poco menos malo saber que en la próxima trinchera hay un ejército enemigo que sabe que lo tienes a tu lado, en la cama” dice Herra, en la novela La mujer a... Seguir leyendo →

Escribo lo que percibo desde la realidad de las desheredadas, desde la disidencia y el cansancio de mantenerme radical en un mundo que nos obliga a serlo.

La ataraxia es definida como el estado espiritual que lleva a la tranquilidad del ser, sin ningún tipo de deseo ni de perturbación sobre la realidad. Contra ella, desde los adentros y la resistencia crece la hiedra. Florece desde los muros, quiebra las prisiones internas y rompe con todo aquello que nos mantiene en paz,... Seguir leyendo →

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑